La edad de oro de la ciencia ficción

La edad de oro de la ciencia ficción, fue la época en que el género de la ciencia ficción ganó una gran atención pública y se publicaron muchisimas historias de ciencia ficción.
La frase de la Edad de Oro valoriza un tipo particular de escritura: Ciencia ficción dura, narraciones lineales, héroes que resuelven problemas o contrarrestan amenazas en una ópera espacial o en un lenguaje de aventura tecnológica. Adam Roberts.
En la historia de la ciencia ficción, la Edad de Oro sigue la era Pulp de los años 20 y 30, y precede a la Nueva Ola de los años 60 y 70.
De hecho, el número de Astounding Science Fiction de julio de 1939, que contiene las primeras historias publicadas de A. E. van Vogt e Isaac Asimov, se cita frecuentemente como el comienzo preciso de la Edad de Oro.
La ciencia ficción es una fuente singular de maravillas y descubrimientos científicos. Y me atreveria incluso a pensar que inspiro a generaciones de científicos e ingenieros a perseguir lo que habían soñado en su juventud.
El fin de la edad de oro

Tal vez lo más importante fue la rápida contracción de un mercado de revistas Pulp: Fantastic Adventures y Famous Fantastic Mysteries se disolvió en 1953, Planet Stories, Startling Stories, Thrilling Wonder Stories and Beyond en 1955, Other Worlds and Science Fiction Quarterlyin 1957, Imagination , Cuentos imaginativos , e infinito en 1958. Al mismo tiempo, la presencia de ciencia ficción en televisión y radio disminuyó, con la cancelación de Captain Video , Space Patrol y Tom Corbett, Space Cadet en 1955.

La ciencia ficción había florecido en los cómics, libros de historietas y s tiras cómicas a principios de la década de 1950, cuando la ciencia ficción no estaba restringida al material juvenil. La introducción del Comics Code Authority en 1954 perjudicó gravemente a los cómics.

Algunos editores prosperaron bajo las restricciones impuestas por el C.C.A., mientras que otros se adaptaron cancelando títulos y enfocándose en el contenido aprobado por el Código, y otros salieron del negocio.

En la práctica, los mayoristas de cómics se negaban a distribuir los cómics que no portaban el sello de la Autoridad del Código de Cómics

Las restricciones y los avances tecnológicos, que culminaron con el lanzamiento de Sputnik 1 en octubre de 1957, obligo a los autores a ser más audaces e imaginativos en un esfuerzo por no convertirse en los titulares del ayer.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies