La vestimenta romana

La ropa romana estaba hecha de lana, hilada en tela por las mujeres de la familia.

Las personas más ricas tenían esclavos para hacer este trabajo. Si te podías permitir comprar ropa, podía comprar lino, algodón o seda,  traídas a Roma desde otras partes del Imperio.

La gente de toda clase o condición usaba pañuelo de bolsillo, conocido con los nombres de manipulum, sudarium y mapula, y otro mayor para el cuello y hombros, llamado amictus, orarium y palliolum. Como adornos de los vestidos exteriores eran muy frecuentes en personas de ambos sexos las tiras de púrpura o de otro color, bordadas y aplicadas de arriba abajo, que se llamaban clavi o clavus, distinguiéndose en angusticlavi y laticlavi, según que fuesen estrechas o anchas y además los calliculae o rodajas y florones de tela de color y bordada, que se aplicaban sobre la túnica o vestido en puntos diferentes.

¿Lo sabias?

El traje de los españoles durante la dominación romana fue exclusivamente romano, hasta que a principios de la Edad Media se modificó algo por los godos y bizantinos. Solían tener un tocado llamado melo.

La travesía

Capítulo 21 – página 520

…—Ese centurión tenía razón, toda la ropa que encontrado es una porquería. Mi suave y delicada piel necesita lino o algodón, me he probado una de sus mortajas horrendas y por poco reviento — se quejó Erich, mostrando un antebrazo enrojecido…

Las ropas de hombres:

  • La toga

Sólo los ciudadanos varones de Roma usaban togas.  La tela no estaba cosida ni atada, sino que estaba envuelta alrededor del cuerpo y sobre un brazo. Los togas eran muy caras  y pesaban mucho.. La ley estipulaba que todos los ciudadanos debían usar togas para eventos públicos.

  • La túnica

La túnica era la ropa  estándar para todos los hombres, desde esclavos hasta nobles.  Los ciudadanos de Roma llevarían una túnica debajo de su toga.

  • La ropa interior

Tanto hombres como mujeres llevaban un simple taparrabos llamado subligáculo debajo de su ropa.

  • Los zapatos

En el interior, los romanos llevaban sandalias abiertas. Sin embargo, al aire libre preferían usar zapatos que cubrían sus dedos. Los romanos fabricaban zapatos y sandalias fijando tiras de cuero a una base de cuero o corcho resistente. Las sandalias, para usar en interiores o en verano, tenían un número menor de tiras de cuero. Los zapatos para caminar, para el invierno o para los soldados tenían muchas más tiras de cuero para cubrir los dedos de los pies y proporcionar más calor.

  • La joyería

A los hombres solo se les permitía usar una pieza de joyería: un anillo que se usaba para hacer una marca en cera para sellar documentos. Sin embargo, muchos ignoraron las reglas y usaron varios anillos y broches para sujetar sus capas.

  • Los peinados

A todos los hombres les cortaron el cabello y les afeitaron. Después de la época de Adriano, algunos hombres comenzaron a cultivar barbas.

La indumentaria en la Antigua Roma:

El traje en la Antigua Roma constaba de dos tipos de piezas como el griego, llamadas indutus o indumenta (las interiores) y amictus (las exteriores).

En los primeros tiempos, se reducían las prendas a la túnica, semejante al quitón de los griegos y a la toga propia y exclusiva de los ciudadanos romanos que por ello, se llamaban gens togata, mientras ellos decían de los griegos gens paliata. A veces, llevaban otra túnica interior, denominada subúcula, equivalente a nuestra camisa, y la superior solía ceñirse con un cinturón llamado cingulum o cinctus, cerrado con broche o fíbula. La toga era una amplia vestidura de lana, de corte elíptico, cerrada por abajo y abierta por arriba hasta la cintura. Al llevarla, se recogía por los pliegues del lado derecho y se echaban terciados hacia el hombro izquierdo.

Su color era generalmente blanco o gris (alba, candida), sobre todo, en los que aspiraban a la magistratura; de donde se derivó el nombre de candidatos que hoy está en uso en nuestra lengua.

Los niños y los magistrados llevaban una toga adornada con tiras de púrpura (trabea, toga praetexta).
Los conquistadores en su entrada triunfal vestían la toga con bordados de palmas de oro (toga palmata).
Los emperadores ostentaban la toga hecha completamente de púrpura (toga purpurea) o con bordados de oro (toga picta).

Finales del siglo I:

Al terminar el primer siglo del imperio romano, se aumentaron y modificaron las piezas del indutus, admitiendo la túnica con mangas o manicata y la túnica ancha y sin el hombro derecho (exomis) para esclavos y pastores y algo también los calzones o bragas (bracae), imitando a los persas, galos y otros pueblos del Norte. La pieza más destacada del amictus que empezó a cundir a finales del siglo I fue la penula, manto cerrado o cosido también por delante que adoptaban los viajeros para abrigo y defensa de la lluvia (penula viatoria) e incluso los nobles quienes lo llevaban largo y de tela preciosa con adornos de franjas y bordados.

Se llamó también planeta con significado de errante porque giraba alrededor del cuerpo sin fijación y como carecía de mangas para hacer uso de los brazos con esta vestidura debían levantarse por los lados hasta los hombros. Se añadió también a las vestiduras exteriores (a la vez que se abandonaba la toga por casi todos) el gabán o capa llamada lacerna, abierta por delante y sujeta con broche o fíbula y la alícula, especie de esclavina, todo lo cual era rico y espléndido entre la gente poderosa.

Las ropas de mujeres:

  • La túnica

Las mujeres pobres  levaban una túnica simple.  Las mujeres ricas la utilizaban dentro de su casa.

  • La estola

Las estelas eran prendas largas de mangas cortas, unidas con broches y con un hermoso volante en la parte inferior. Esta prenda era un signo de ser una mujer casada respetable.

  • La palla

La palla era un largo chal utilizado por las mujeres romanas cuando salían.

  • La ropa interior

Las mujeres llevaban un simple taparrabos llamado subligáculo debajo de su ropa. También utilizaban un equivalente al sujetador moderno; La fascia era una banda simple hecha de tela o cuero suave, atada alrededor de los senos de la mujer.

  • Los zapatos

En el interior, los romanos llevaban sandalias abiertas. Sin embargo, al aire libre preferían usar zapatos que cubrían sus dedos. Los romanos fabricaban zapatos y sandalias fijando tiras de cuero a una base de cuero o corcho resistente. Las sandalias, para usar en interiores o en verano, tenían un número menor de tiras de cuero. Los zapatos para caminar, para el invierno o para los soldados tenían muchas más tiras de cuero para cubrir los dedos de los pies y proporcionar más calor.

  • La joyería

A las mujeres romanas les encantaban las joyas de todos tipo de diseños y formas, decoradas con todas las piedras posibles que uno podía encontrar en el Imperio Romano.

  • Los peinados

La variedad de peinados era increíblemente grande en el Imperio Romano y aumentó con el tiempo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies